21 jun. 2012

Cristiano Ronaldo y Portugal a Semifinal en la UEFAEURO2 012

Cristiano espera en semifinales

El delantero portugués del Real Madrid marca de cabeza el único tanto tras estrellarse dos veces con el palo de Cech. Portugal está en semifinales y se enfrentará a Francia o España.

Cristiano espera en semifinales
REPÚBLICA CHECA1
PORTUGAL1
República Checa: Cech; Selassie, Kadlec, Sivok, Limbersky;Jiracek, Hubschman (Pekhart, min.85), Plasil, Pilar; Darida (Rezek,min.60); y Baros.
Portugal: Rui Patricio; Pereira, Alves, Pepe, Coentrao;Meireles (Rolando, min.88), Veloso, Moutinho; Nani, Postiga(Almeida, min.40) y Cristiano Ronaldo.
Goles: 0-1, min.79: Cristiano Ronaldo.
Árbitro: Howard Webb (Inglaterra). Amonestó con cartulinaamarilla a los portugueses Nani (min. 25) y Veloso (min. 26).
Incidencias: Primer partido de cuartos de la Eurocopa 2012,disputado en estadio Nacional de Varsovia, ante 55.590 espectadores.
Alfredo Matilla | 21/06/2012
Cristiano es insaciable. No se conforma con ser el mejor de esta Eurocopa o con haber cogido ya a los máximos goleadores del torneo. Lo suyo es el estrellato. Los retos y los trofeos. Se crece cuanto más numerosos son los focos. Tras estrellarse dos veces con la madera, tiró de orgullo, no se desesperó a pesar de que suele y siguió remando hasta derribar la muralla checa para llevar a Portugal a semifinales. Un lugar en el olimpo donde también quiere estar ese día España. El delantero del Real Madrid batió a Cech con la cabeza, aunque debió hacerlo mucho antes de volea o con una de sus faltas. Su remate, de nueve puro, hizo justicia, sonrojó a Selassie, ensalzó el centro de Moutinho e hizo que su selección entre en las quinielas.
Portugal no tuvo rival. Pero antes de comérselo se atragantó. Ni siquiera se vio presionado a tirar de un fútbol con adornos. Le bastó con apelar al orgullo, con mostrarse más hambriento y, de una vez, con atinar a explotar sus armas con sapiencia: la contra, Cristiano y las bandas. Lo peor de haber encontrado tan tarde su premio fue que durante 80 minutos se vio obligado a forzar la máquina por partida doble. Uno: desgastó más de lo que debió, lo que puede igualar las fuerzas con su adversario en semifinales a pesar de que gozará de dos días más de descanso. Y dos: con el esfuerzo en busca del gol, se desnudó a ojos del enemigo. Éste, sea Francia o España, ya sabe que la dupla de centrales son dos rocas, que Coentrao está como una moto y que el resto se desvive por nutrir a Cristiano en ataque y por tapar las carreras que se ahorra en defensa.
Cristiano ya amenazó antes del descanso
El primer tiempo únicamente mereció la pena para ver una de las apariciones estelares de Cristiano Ronaldo. Fue justo al final. Le llegó un balón llovido y frontal desde el medio campo que convirtió en dinamita. El madridista lo controló con el pecho dentro del área y de espaldas a su marcador, Kadlec. De pronto, sin avisar y por sorpresa, se revolvió como una culebra con toda la intención del mundo. Se acomodó su control y escupió un derechazo que se estrelló en el palo izquierdo de Cech. Prácticamente en su base. Era su primera frustración.
Esta ocasión fue la única con olor a gol. El resto fue sólo una declaración de intenciones. La República Checa gustó en su salida por el toque y el descaro. Luego, no. Sin Rosicky no supo surtir de balones a Baros. Le faltó profundidad en ataque. Lo que sí hizo bien fue anular los poderes lusos hasta que se desmayó en la segunda mitad. Bilek sabe, como casi todos, que el peligro rival estaba a la espalda de sus defensas, donde Cristiano y Nani se ríen de cualquiera. Por eso, replegó a sus hombres hasta juntar dos líneas paralelas al borde del área muy parecidas a las fronteras que se ven en balonmano. Su plan únicamente duró cuarenta y cinco minutos.
Del colapso al vendaval
Portugal se atascó entre tanto defensa y víctima de su exceso de mediocentros que llegan poco y nunca rompen líneas. Y eso que Bento es el único técnico que ha repetido tantas veces una alineación. Antes del primer palo de Cristiano, Portugal gozó de otra falta en forma de misil y, además, pìdió un penalti a Nani a cuya caída no convenció. La peor noticia para Portugal fue la lesión de Postiga, que aceleró tanto hacia el área que sus isquiotibiales saltaron por los aires.
Almeida fue su sustituto y pronto vimos que el estilo cambiaba por completo: balón aéreo en busca de su cabeza. Así llegó la primera ocasión portuguesa en el segundo asalto. Y de la misma forma se sucedieron otros cuantos avisos más. Meireles se animó entonces a soltarse. Asistiendo a Cristiano y luego disparando desde lejos. Sabe, luego le prohíben. CR7 se encontró otra vez con la madera en su camino. Esta vez de falta. Y Nani y Moutinho hicieron los mismo con las manoplas de Cech. Almeida siguió a lo suyo. Rematar todo lo que se acercara. En el mejor de sus escorzos marcó, pero el colegiado le anuló el tanto por jugar con metros de ventaja.
La desesperanza crecía. Los fantasmas acechaban. Pero Portugal no se desesperó. Sabía que sólo un accidente podía enviarles a casa. Y motivos le sobraban para tener esa creencia. Sólo faltaba convencer a Cech. A Nani le hizo otra parada de mérito. De Chequia no había más señales de vida que las carreras de Jiracek y los gambeteos de Pilar. El equipo decayó físicamente y tan solo quedaba saber el momento de su muerte. Cristiano le dio hora a diez minutos de final y, ya de paso, le recordó a Francia o a España que el miércoles a las 20:45 tiene otra cita.
Compartir English Portuguese Spain

GIRLSPT.COM - Free cursors